Monthly Archives: July 2015

Little sproutings and circumcision – more of the same

Jeni Taylor, MPH MSN RN is a nurse, public health advocate and new mom from Northern Virginia, who blogs on her website, Little Sproutings, to share her experiences as a mother and discuss relevant baby-health topics to help parents.

On July 25th, 2015, Jeni published an article called “The circumcision decision“. On this article she intended to “research what the current evidence says about whether or not it’s indicated to circumcise in the developed world“. Her article obviously caused some backslash among the intactivist community.

Jennifer Marali Taylor, MPH MSN RN - we cropped the image to respect the privacy of her baby.

Jennifer Marali Taylor, MPH MSN RN – we cropped the image to respect the privacy of her baby.

In response, Jeni added a disclaimer: “I want to clarify that I am not an expert on the subject of circumcision, and this post is not intended to cover every aspect of such a complex issue. This post is focused strictly on the medical perspective.” Also, responding to a commenter who indicated that Jeni “never once bothered to mention the structure and function of the foreskin“, she responded that she “didn’t discuss the function of the foreskin. That wasn’t what this article was about and that wasn’t what I was set out to do when I wrote this article.”

At the end of the article, Jeni claims that “with regards to expert opinion, the research all points to maintaining this evidence-based practice“. Jeni, however, only reviewed U.S. sources. European medical associations for example hold different points of view in spite of having access to the same evidence.

The problem we have with this kind of article is that many parents will take it as a recommendation, in spite of the disclaimer (“I am not an expert”). And, many people who are not familiar with the topic won’t even ask the question of whether the foreskin has any kind of function or not.

Sure, Jeni said that “wasn’t what this article is about“, but you cannot separate these two elements. When you circumcise a baby, you negate the functions of the foreskin. The baby will never experience those functions. When you do not circumcise the baby, he will grow up to experience those functions. It’s just like the two sides of the coin. You can’t just flip one single side of the coin. Wherever one side goes, the other side follows.

Jeni wrote: “The risks of complications from a circumcision are very low, and most of those that occur are minor“. This statement alone is very incomplete and misleading.

According to the American Academy of Pediatrics, AAP, on their 2012 technical report on circumcision (page 17 of 32): “The true incidence of complications after  newborn  circumcision  is  unknown, in part due to differing definitions of “complication”and differing standards for determining the timing of when a complication has occurred

A few sentences later the same report indicates: “Significant acute  complications are rare, occurring in approximately 1 in 500” – But is this really number really “rare”? Take into consideration approximately 1.2 million circumcisions in the United States every year, and you have 2,400 babies suffering significant acute complications every year, over a surgery that they didn’t need.

The Royal Australasian College of Physicians, on their policy statement from 2009, actually says: “Some of the risks of circumcision are low in frequency but high in impact (death, loss of penis); others are higher in frequency but much lower in impact (infection, which can be treated quickly and effectively, with no lasting ill-effects). Low impact risks, when they are readily correctable, do not carry great ethical significance. Evaluation of the significance of high-impact low-frequency risks is ethically contentious and variable between individuals. Some are more risk averse than others“.

But we are talking about babies. How do we know how risk adverse is a baby? Can parents even know?

We know for sure that babies had died as a result of circumcisions, and others have lost their penises (at least two of them in the U.S. in 2013). Babies have been forced to grow without penis, with the most known case being David Reimer (1965-2004) who was raised as a girl after the destruction of his penis, resumed male identity as a teenager, underwent two phalloplasties, and finally committed suicide in 2004. There were also two cases on the same day in a hospital in Atlanta on Aug.22, 1985. A two year old child suffered the same fate in 1984. Then, we have Mike Moore, who lost his penis during circumcision at age 7, circa 1991. And of course, the two babies from 2013, one in Pittsburgh and one in Memphis.

How many babies and children is it tolerable to force to go through life without their penis? Dear reader, how many of your sons would you consider tolerable to endure this complication?

While the American Academy of Pediatrics touts benefits -without being able to fully recommend circumcision-, the Royal Dutch Medical Association indicated in 2010:

“There is no convincing evidence that circumcision is useful or necessary in terms of prevention or hygiene. Partly in the light of the complications which can arise during or after circumcision, circumcision is not justifiable except on medical/therapeutic grounds. Insofar as there are medical benefits, such as a possibly reduced risk of HIV infection, it is reasonable to put off circumcision until the age at which such a risk is relevant and the boy himself can decide about the intervention, or can opt for any available alternatives.

“Contrary to what is often thought, circumcision entails the risk of medical and psychological complications. The most common complications are bleeding, infections, meatus stenosis (narrowing of the urethra) and panic attacks. Partial or complete penis amputations as a result of complications following circumcisions have also been reported, as have psychological problems as a result of the circumcision.

“Non-therapeutic circumcision of male minors is contrary to the rule that minors may only be exposed to medical treatments if illness or abnormalities are present, or if it can be convincingly demonstrated that the medical intervention is in the interest of the child, as in the case of vaccinations.

“Non-therapeutic circumcision of male minors conflicts with the child’s right to autonomy and physical integrity.”

In 2013 the Nordic Association for Clinical Sexology wrote: “Ancient historic account and recent scientific evidence leave little doubt that during sexual activity the foreskin is a functional and highly sensitive, erogenous structure, capable of providing pleasure to its owner and potential partners

Not discussing the functions of the foreskin, dismissing the sexual role of  the foreskin and minimizing the impact of the risks, are three ways in which the American medical community shows its bias in favor of circumcision.

Jeni claims that “Both the AAP and the medical community recommend male circumcisions, for the health and medical benefits”. The AAP never actually recommends circumcision. They favor it, but they do not recommend it, leaving the decision to the parents (which we disagree with since the parents are not the ones who have to live with the consequences, and as we showed before, these consequences can be catastrophic). It would be difficult to limit what Jeni means with “the medical community”. As we have seen in this article, the global medical community at large finds much less value in circumcision than the American medical community.

The AAP says: “Parents are entitled to factually correct, nonbiased information about circumcision“. Skipping the functions and anatomy of the foreskin is providing incomplete and biased information. The AAP themselves are guilty of this omission, and so is Jeni.

A 2013 letter by 38 European and Canadian Physicians, heads of medical associations, says of the AAP: “while striving for objectivity, the conclusions drawn by the 8 task force members reflect what these individual physicians perceived as trustworthy evidence. Seen from the outside, cultural bias reflecting the normality of nontherapeutic male circumcision in the United States seems obvious, and the report’s conclusions are different from those reached by physicians in other parts of the Western world, including Europe, Canada, and Australia.” Furthermore, “To these authors, only 1 of the arguments put forward by the American Academy of Pediatrics has some theoretical relevance in relation to infant male circumcision; namely, the possible protection against urinary tract infections in infant boys, which can easily be treated with antibiotics without tissue loss. The other claimed health benefits, including protection against HIV/AIDS, genital herpes, genital warts, and penile cancer, are questionable, weak, and likely to have little public health relevance in a Western context, and they do not represent compelling reasons for surgery before boys are old enough to decide for themselves.

This conclusion contradicts the conclusion in Jeni’s article that we noted earlier, that “the research all points to maintaining this evidence-based practice“.

We wish that Jeni will understand that circumcision and non-therapeutic genital alterations on children of any gender violate the bodily autonomy and physical integrity of children, violates their human rights, and that she as a nurse, as a mother and as a blogger has a responsibility to protect children from unnecessary and harmful procedures.

If you are neutral in situations of injustice, you have chosen the side of the oppressor. If an elephant has its foot on the tail of a mouse and you say that you are neutral, the mouse will not appreciate your neutrality. Desmond Tutu

If you are neutral in situations of injustice, you have chosen the side of the oppressor. If an elephant has its foot on the tail of a mouse and you say that you are neutral, the mouse will not appreciate your neutrality.
Desmond Tutu

 

A situation of injustice. Which is your side?

A situation of injustice. Which is your side?

 

Intermountain moms, nurse Dani and Doctor R. bring their lies to circumcision

Oh the circumcisers are desperate and they have the lies to prove it. It’s been a while since I last woke up to two terrible YouTube videos full of half truths and obvious lies about circumcision.

So, let’s see. Intermountain Moms’ nurse Dani “tries to” answer this question: “Will a doctor numb a baby boy if he gets circumcised?”

Nurse Dani says “circumcision is usually done before a baby goes home from the hospital or two weeks later“… What about the other possibility, like, not doing it at all? Not mentioned, which reinforces the sense of normality that all boys are circumcised.

And the good thing about doing it when a baby is very very new”, says nurse Dani, “is that they kinda are in a natural sleep state, this is almost a natural anesthetic

Yes folks, that’s what she says. She must have missed that Oxford University study published in April and widely reported in the media, where “researchers at Oxford University have watched infants as young as a day old as their brains process a light prodding of their feet. The results confirm that yes, babies do indeed feel pain, and that they process it similarly to adults.

The Time article reports that: “Until as recently as the 1980s, researchers assumed newborns did not have fully developed pain receptors, and believed that any responses babies had to pokes or pricks were merely muscular reactions.“, but clearly nurse Dani still believes it. In fact, as early as 1997, most of the neonatal circumcisions (some 95% or so) were performed without any anesthestic. The American Academy of Pediatrics on its last policy statement on circumcision states that “adequate analgesia should be provided whenever newborn circumcision is performed“.

Nurse Dani continues: “in addition to that, we give babies a binky that has sugar water on it, and let them suck on it, and that is very soothing to them“. The AAP indicates: “Nonpharmacologic techniques (eg, positioning, sucrose pacifiers) alone are insufficient to prevent procedural and postprocedural pain and are not recommended as the sole method of analgesia. They should be used only as analgesic adjuncts to improve infant comfort during circumcision.”

She then completes her statement: “and yes, they are also numbed

So what was that all about? Why the “natural sleep state”? Why the “soothing binky with sugar water“? To make parents feel better?

Nurse Dani says “if you don’t want to watch, then that’s okay“. What’s that all about? As a parent, if anyone is going to do ANYTHING to my baby, it will be in front of me. And if it’s too horrible for me to watch, it’s probably too horrible for my baby to endure. And if on top of it all, it is unnecessary, then you better believe I’ll keep my baby safe.

No nurse Dani, I won’t recommend you to my friends or family. You are just too willing to hurt babies.

From there we go to Doctor R. who brings Dr. Geoffrey Nuss, an urologist with Urology Associates of Texas and a surgeon specialized in reconstruction of the urinary tract, to speak about circumcision.

Doctor R. spends some time making puns and jokes about circumcision.

Doctor Nuss describes the foreskin saying: “there is a redundant portion of skin that covers the glans“. How was it defined that the foreskin is “redundant“? Who ever made that call?

Asked what functions the foreskin has, doctor Nuss goes on: “mainly protecting the glans from the  outside environment but really we don’t… we don’t have… it doesn’t have a major function today“. You can see him choking on his words.

Perhaps he needs to be reminded that “The amount of tissue loss estimated in the present study is more than most parents envisage from pre-operative counselling. Circumcision also ablates junctional mucosa that appears to be an important component of the overall sensory mechanism of the human penis.” Taylor JR, Lockwood AP, Taylor AJ. The prepuce: specialized mucosa of the penis and its loss to circumcision. Br J Urol 1996;77:291-295.

Why remove it, that’s a good question. Many people will remove it for religious reasons” (except that it’s not the person getting it removed the person who practices the religion, which means it is an intromission on a person’s physical integrity, an assault), he goes on: “health related reasons: the American Academy of Pediatrics recommends circumcision to prevent … ” STOP.

The AAP recommends? Let’s see what the AAP ACTUALLY says: “Although health benefits are not great enough to recommend routine circumcision for all male newborns, the benefits of circumcision are sufficient to justify access to this procedure for families choosing it and to warrant third-party payment for circumcision of male newborns.”

And to prevent AIDS, AIDS, or HIV infection“. Unfortunately referring to the African studies in this non-specific way is irresponsible and does way more harm that good. Need we remind our readers that thousands of circumcised Americans have died of AIDS related complications?

But that’s in very young boys, less than six months. Adult circumcision is much different“.

Here we have that other common myth. It’s easier when they are young. “Buy now and you will get!”. See, if the American medical community wished, they could do away with this myth by certifying for use in the United States the devices that were invented for adult circumcisions in Africa. The PrePex, the Shang Ring, the AccuCirc. With these devices the cost of an adult circumcision can decrease from thousands (due to required location and general anesthesia) to a few hundred, like infant circumcision is now. But of course that’s not a good business for the American medical community, as many adults won’t submit since they would know that their foreskin is pleasurable, and the hospitals would lose their role as suppliers of human tissue to the biomedical industry.

Asked if the foreskin makes a different for sex, dr. Nuss answers “I tell men, what you have is what you should have“. He says “changing your foreskin or altering in any way will not provide any benefit” (so what happened with those health benefits he was touting for young boys?) “ and in fact some men will complain that it’s different and they don’t like it. So I don’t recommend circumcision for enhancing sexual performance or sensation

He says he doesn’t recommend that men get circumcised for aesthetic reasons, and he says that when men go to him for circumcision it is due to phimosis.

He says: “Unless kids are [at least] 6 months they don’t have the sensation developed to have a painful experience.”  We just discussed this point at the beginning of the article. Apparently the medical community was too busy in April to read the news.

Asked what is the current trend, he says:  “to circumcise most men still in America however there are many people who are advocating against it.”

Let’s think about this one point. If he knows that adult men who get circumcised often do not like it afterwards, what makes it okay for parents to decide (or for doctors to coerce parents into “deciding”) to alter a baby into a state which, if he had reach as an adult, he would not have liked it?

Asked about complications he says: “Potential complications would be shortening of the foreskin and just an altered cosmetic appearance as an adult. As a kid, you obviously will not know what the difference was as you grow up with it.

Can we send these guys back to the 19th century, where they truly belong?

 

El doctor Rami Mikler promueve la circuncisión en Colombia

Dear readers, I apologize for posting in Spanish today. We need to discuss the website of a doctor/mohel who promotes circumcision in Colombia, arguing that he is the man who has performed the most neonatal circumcisions in that South American country, armed just a penile damaging Mogen clamp.

fachada5

El doctor Rami Mikler en Bogotá, Colombia

El doctor y mohel (practicante judío de la circuncisión), Rami Mikler, afirma en su página web que él es la persona que ha llevado a cabo el mayor número de circuncisiones de recién nacidos en Colombia, sea por “indicaciones religiosas, costumbre o tradición familiar“.

Los lectores hispanos rara vez han estado expuestos al debate sobre la circuncisión, un tema candente que lleva más de un siglo de discusión constante en los países angloparlantes y varias décadas en los países europeos. En general entre la población hispana existe el concepto de que la circuncisión es algo que se realiza “por higiene“, y hasta ahí llega nuestro conocimiento (o desconocimiento del tema), por lo que fácilmente nos venden gato por liebre.

Para nosotros en CircWatch, que llevamos años dedicados a desmitificar y desmentir a los promotores de la circuncisión infantil, la página del doctor Rami Mikler nos resulta una más entre cientos de páginas llenas de “mentiras confortables” y verdades a medias, diseñadas para sobrevalorar los “beneficios potenciales” y subvalorar los riesgos, el daño y la violación de derechos humanos que constituye la circuncisión de menores. Es nuestro objetivo hoy desmentir esos puntos que torpemente expresa el doctor Mikler en su página de internet.

La verdad la página nos deja desconcertados por su mezcla de religión y pseudo-medicina. Esto debería ser claro para cualquiera que vea la página. La religión no debería tener cabida en el interior del consultorio médico. Las creencias religiosas de los padres no constituyen una indicación médica para realizarle una amputación de tejido genital a un bebé, sin tener en cuenta el daño causado, los riesgos a los que se expone, la autonomía genital y el derecho a la integridad física inherente a su condición de ser humano.

Técnica quirúrgica

Empecemos por discutir la “técnica quirúrgica” empleada por el doctor/mohel. El doctor Mikler describe la utilización de un “equipo especialmente diseñado” al que se refiere como “clamp de moguen(sic)”.  El dispositivo se llama pinza mogen (sin u), palabra que proviene del hebreo y que quiere decir “escudo” – pese a que la pinza realmente no cumple una función de escudo, como ya veremos.

Mogen clamp

Mogen clamp

La pinza mogen es utilizada frecuentemente por los moheles para realizar la circuncisión, por funcionar de manera semejante al “barzel” tradicional. Es un objeto metálico con dos alas y un pequeño espacio entre ellas; el prepucio del bebé se pasa por el espacio entre las alas, y una palanca permite cerrar las alas herméticamente para aplastar los tejidos del prepucio, evitando el sangrado y formando una linea de corte. A continuación se emplea un bisturí para cortar el tejido, dejando expuesto el glande.

El problema (conocido de sobra) con la pinza de mogen es que no hay nada que proteja al glande. Se supone que el espacio entre las alas es estrecho para impedir el paso del glande, pero no todos los bebés son iguales, además la pinza puede desgastarse y funcionar mal. Algunos bebés tienen variaciones anatómicas (por ejemplo hipospadias) que pueden facilitar que el glande, o parte del mismo, pase por el espacio entre las alas, y sea igualemnte triturado y cortado con el bisturí sin que el operador se dé cuenta. En Estados Unidos un fabricante de pinzas mogen se fue a la quiebra luego de que varias demandas fueran entabladas por las lesiones (irreversibles) que sufrieron varios bebés, resultando en millonarios costos financieros para la compañía. Sin embargo, otros fabricantes continúan manufacturando este dispositivo, y cada año se presentan nuevos casos de lesiones por su utilización.

Lesión al glande ocasionada por la pinza mogen

Lesión al glande ocasionada por la pinza mogen

Dice Mikler que cuando el bebé tiene menos de tres meses, el procedimiento se puede llevar a cabo en cualquier lugar. Su oficina, la sinagoga, la casa de la familia, etc. ¿Será que está preparado para responder a emergencias? Pero, ¿qué puede ocurrir durante una circuncisión?

En Pittsburgh en el año 2013, el rabí Mordechai Rosemberg le amputó el pene a un bebé. El bebé tuvo que ser llevado por helicóptero al hospital, donde se utilizaron técnicas de microcirugía y terapia de sanguijuelas para reimplantar el miembro, pero al momento se desconoce si el bebé tendrá función sexual normal cuando crezca.

Ese mismo año en Israel, un bebé perdió la conciencia minutos luego de su circuncisión en una sinagoga, y fue trasladado a un hospital, donde perdió la vida una semana después. Los rabinos declararon que tuvo que ser una condición preexistente (¿qué condición? jamás lo dijeron) y que la circuncisión había sido llevada a cabo de manera “impecable”.

Otra complicación inherente al uso de la pinza mogen es una circuncisión asimétrica debido a la mala colocación de la pinza (típicamente más redundancia en el aspecto ventral).

mogen1Declara Mikler que “Esta es una técnica milenaria manejada con gran sutileza por los médicos de la comunidad judía que se han entrenado en la práctica y el ritual de la circuncisión. Por eso es que usted no conseguirá pediatras, cirujanos pediatras, urólogos generales ni urólogos pediatras que realicen la circuncisión con esta técnica.“  Acá nos está diciendo cuanto necesitamos saber. Los verdaderos doctores no emplean esta técnica, simplemente porque es demasiado peligrosa.

Luego escribe: “Por otro lado si no hay una indicación puramente médica estos profesionales de la salud obviamente no le realizaran el procedimiento.” A lo que nosotros respondemos: “¡pues claro!” ¡Debería resultarle lógico a cualquier persona racional que amputar parte de los genitales externos de un bebé sin necesidad médica es algo barbárico que no debería tener lugar en una sociedad civilizada y respetuosa de los derechos humanos!

Manejo del dolor

Continúa Mikler: “si usted está pensando en hacerle la circuncisión a su hijo el mejor tiempo para realizarla es este, de recién nacido ya que es técnicamente más sencillo, con mucho menos dolor, menos incomodidad, de más fácil cuidado“. Un párrafo más atrás escribe Mikler: “el sistema nervioso central del pequeño varón no está suficientemente desarrollado y la transmisión a través de las fibras de dolor es incompleto“. He aquí los problemas, los expertos médicos hoy reconocen que los bebés sí sienten el dolor y lo procesan igual, y quizás con más intensidad que los adultos.

555939_151549371668892_646739780_n

Será que no le dolió?

Los lectores de habla hispana se horrorizarán de saber que en los Estados Unidos millones de bebés fueron sometidos a la circuncisión totalmente sin anestesia hasta apenas 1996. ¡Sí, hace sólo 19 años que la comunidad médica reconoció que el llanto de los bebés era causado por dolor! Parece mentira. Y aún hoy, muchos médicos y hospitales no utilizan anestesia, basados en esa misma creencia falsa, o en el hecho de que la anestesia incrementa los riesgos del procedimiento.

Sin embargo, un estudio reciente en Oxford demostró, utilizando imágenes de resonancia magnética, que el cerebro de los bebés de días de nacido procesa el dolor de la misma manera que los adultos. La diferencia es que siendo pre-verbal, los bebés no nos pueden decir cuánto les duele o dónde, así que hacen lo que pueden hacer: lloran. Otro estudio ya de varios años atrás (Taddio, 1995) indica que bebés que no recibieron anestesia durante la circuncisión, presentan una reacción mayor al dolor de las vacunas, meses y años después, indicando que el procedimiento causa cambios permanentes en la percepción del dolor. Y estudios más recientes sugieren que el uso de paracetamol para tratar el dolor posterior a la circuncisión de bebés a partir de 1996, puede tener relación con el incremento en la tasa de autismo en varones en Estados Unidos.

Lo del “más facil cuidado” resulta también engañoso. Cuidar a un bebé no circuncidado es extremadamente fácil, no tanto así a un bebé al que se le realizó la circuncisión. Típicamente el día que se les realiza la circuncisión, los bebés duermen más horas de lo normal, y luego en ocasiones presentan dificultades para amamantar. El dolor del procedimiento les dura aproximadamente una semana, durante la cual cada vez que orinan les resulta doloroso. Si los padres no son consistentes en el uso de la vaselina, la herida de la circuncisión se pega del pañal y luego se arranca con cada cambio, resultando en renovado dolor y llanto. Si los padres no son consistentes en subir la piel para descubrir el glande (un proceso que puede ocasionar dolor, sangrado y llanto), el bebé puede desarrollar adhesiones entre la piel y el glande, que en ocasiones se resuelven por sí solas, pero en ocasiones se convierten en puentes de piel requiriendo remoción  quirúrgica para no interferir con las erecciones y vida sexual años después.

Indicaciones para la circuncisión

Mikler especifica que las indicaciones para la circuncisión se pueden resumir en tres grupos: religiosas, costumbre familiar, y médicas. Sin embargo es claro que los dos primeros grupos no son indicaciones médicas. El bebé no necesita cirugía por el hecho de que sus padres sigan una u otra religión. La idea de una costumbre es también irracional e innecesaria, insuficiente para someter a un bebé a remoción de parte de sus genitales externos.

Hoy por hoy, nuestra sociedad se horroriza con la práctica de la mutilación genital femenina por parte de grupos en África y algunos grupos musulmanes – por ejemplo en Egipto, Irán, Malasia, Indonesia, Tailandia y Singapur. Y sin embargo no nos damos cuenta de que realizar una amputación semejante a los genitales de un varoncito es igualmente violatorio de sus derechos humanos.

Según Mikler, muchos padres piensan: “Mi padre me la hizo y yo quiero hacérsela a mi hijo“. Este argumento es uno de los más absurdos e irracionales. ¿Qué pasaría, por ejemplo, si al padre lo hubiera abusado el abuelo? ¿O si hubiera perdido un brazo o se hubiera hecho un tatuaje? ¿Repetiría esas acciones en el cuerpo de su hijo?

looklike

Queda entonces la indicación médica.

Refiere Mikler cinco ejemplos de indicaciones médicas:

a. Fimosis
b. Parafimosis
c. Infecciones prepuciales o del glande a repetición. (Balanitis)
d. Infecciones urinarias a repetición
e. Otras

Vamos uno por uno.

a. Fimosis es quizás la excusa más utilizada, y la condición más malinterpretada, para justificar la circuncisión. En general se entiende por fimosis la incapacidad de retraer el prepucio, pero la gran mayoría, virtualmente todos los niños, nacen con fimosis fisiológica (normal), por cuanto el glande está adherido al prepucio y la apertura prepucial no es suficientemente elástica. Estudios de Oster muestran que aproximadamente la mitad de los niños logran retraer el prepucio a la edad de 10 años, y el 95% lo logran antes de los 17 años. Sin embargo, muchos médicos continúan promoviendo la circuncisión por fimosis, generalmente durante una visita de rutina a los 4 o 5 años. Esto es fraude. ¡Es como recetarle caja dental a un bebé porque no tiene dientes! La fimosis, propiamente, es un problema cuando la persona ya ha pasado los 18 años y no logra la retracción en erección, por cuanto puede suponer problemas para la higiene y para la normal actividad sexual. Y sin embargo, incluso en esos casos, existen tratamientos conservadores que logran resolver la mayoría de los casos sin necesidad de amputar.

b. Parafimosis. La parafimosis con frecuencia es resultado de un adulto que retrae el prepucio de un menor cuando todavía no está listo para retraer. Ocurre entonces que el prepucio se atasca, no logra regresar a su posición, ocasionando un estrangulamiento del glande e inflamación del prepucio. Pero la parafimosis casi siempre se puede resolver sin cirugía, lubricando el glande y apretándolo, para volver a colocar la piel en su lugar.

c. La balanitis recurrente. Antes de amputar sería más que conveniente descubrir el motivo por el que esta condición se presenta. Frecuentemente la causa es la utilización de un jabón demasiado fuerte, baños de espuma, o un enjuague inadecuado que deja residuos de jabón en el prepucio. La solución es evitar que queden residuos de jabón o baños de espuma en el pene.

d. Enfermedades urinarias reiterativas.  Nuevamente en general lo ideal sería descubrir la causa de las infecciones y combatirla. Muchos bebés circuncidados siguen teniendo infecciones. Si uno no sabe porqué se presentan las infecciones, amputar tejido no resuelve nada.

Luego dice  Mikler: “la indicación mas importante de la circuncisón es la prevención de todo lo mencionado anteriormente“. Realmente no es así, por cuanto la mayoría de esas condiciones son fáciles de resolver sin cirugía. Nuevamente, antes de amputar tejido resulta conveniente saber por qué se presentan los problemas y si es posible resolverlos sin amputación.

¿Ventajas y riesgos?

Luego viene una página de “ventajas y riesgos”. En primer lugar, resulta obvio que la ecuación de ventajas y riesgos proviene de la medicina estadounidense, donde se habla de “beneficios y riesgos“. Quizás los lectores hayan tenido contacto con noticias referentes a la Academia Americana de Pediatría (AAP) o al Centro de Control de Enfermedades y Epidemias (CDC) y sus opiniones de que “los beneficios de la circuncisión superan los riesgos“. Lo que los lectores hispanos probablemente desconocen es que estas dos organizaciones tienen un inmenso prejuicio a favor de la circuncisión y en contra de los genitales masculinos normales, resultado de 150 años de practicar la circuncisión indiscriminadamente. Los primeros practicantes Estadounidenses de la circuncisión, durante el último cuarto del siglo XIX, lo hacían con el propósito de “prevenir la masturbación“, por cuanto ésta se consideraba la causa de numerosas enfermedades físicas y mentales en una época en la cual no se conocían los virus ni las bacterias.

La idea de que la decisión de hacerle la circuncisión a un niño se basa en “riesgos y beneficios” sólo es comprensible si se ignora el daño inherente a la cirugía: la pérdida de tejido normal de los genitales. El prepucio es una parte del pene que tiene funciones de protección, funciones inmunológicas y funciones sexuales, y su eliminación afecta el ejercicio normal de la sexualidad.

La Real Asociación Médica Holandesa condena la circuncisión de niños como una violación de los derechos humanos y como un procedimiento que tiene más riesgos que beneficios, ya que muy pocos de esos “beneficios” se aplican a la infancia.

La Asociación Nórdica para la Sexología Clínica afirma que “Recuentos históricos antiguos y evidencia científica reciente dejan poca duda de que durante la actividad sexual el prepucio es una estructura erógena, funcional y altamente sensible, capaz de proveer placer a su dueño y a sus posibles parejas.

Veamos entonces las supuestas “ventajas” que menciona el doctor Mikler:

1. “Facilidad en a limpieza al no tener que retraer el prepucio para tal efecto” – Esta supuesta ventaja ignora que los padres no necesitan retraer el prepucio de los hijos, y además ignora que el aseo normal del pene por parte de un adolescente o adulto es muy sencillo, mucho más sencillo que cepillar los dientes. Nadie le saca los dientes a un niño porque es más fácil que cepillarlos.

2. “Menor incidencia de infecciones locales” – esta supuesta ventaja generalmente se menciona sin indicar que se refiere al primer año de vida, y que los niños tienen menor incidencia de infecciones del tracto urinario que las niñas, y sin embargo cuando esto se presenta en una niña, la infección se trata con medicina y sin cirugía. Incluso en el mejor de los casos, más de 100 cirugías tienen que realizarse para prevenir una sola infección que podría tratarse fácilmente de manera conservadora.

3. “No trauma (frecuente en los niños) con la cremallera del pantalón” – completamente ridículo. Ni siquiera merece el esfuerzo de discutirlo. Pensemos cuánto evitamos el riesgo de fracturas de brazo si amputamos los brazos de nuestros bebés al nacer.

4. “Incidencia de Cáncer de pene prácticamente cero” Nuevamente una verdad a medias.  El cáncer de pene está asociado con el virus del papiloma humano, la fimosis durante la edad adulta, fumar, promiscuidad, edad avanzada, e igualmente puede ocurrir incluso en el área de la cicatriz de la circuncisión – lo que le quita el peso a ese “prácticamente cero“. Además el cáncer del pene es de por sí extremadamente raro, mucho menos común que el cáncer de seno (y nadie promueve remover los senos de las niñas para prevenir el cáncer en el futuro) y ocurre a avanzada edad.

5. “Menor incidencia de enfermedades sexualmente transmisibles”. Esta es una excusa muy utilizada pero muy viciada. Los estudios distan de ser conclusivos. Basta con pensar que uno no tendría sexo desprotegido con un hombre desconcido por el simple hecho de que ese hombre sea circuncidado. Eso indica que sabemos que la circuncisión no va a prevenir nada, y que un hombre infectado de una enfermedad sexualmente transmisible, la va a transmitir por contacto y por intercambio de fluidos, sea que tenga o no tenga prepucio.

6. “Menor incidencia de SIDA” – verdad a medias y resultado de estudios altamente viciados. Lo que dicen los estudios (realizados en África porque hubiese sido anti-ético llevarlos a cabo en Estados Unidos), es que la circuncisión disminuye el riesgo de transmisión heterosexual de mujer a hombre. Es decir, que supuestamente un hombre circuncidado tiene menos riesgo de contraer el VIH de una mujer contagiada. Ese riesgo, frecuentemente mencionado como un 60% (riesgo relativo), corresponde a un 1.3% real (riesgo absoluto). Los estudios indican que no hay correlación entre circuncisión y el contagio a mujeres, o el contagio entre hombres que tienen sexo con otros hombres, o por vías no sexuales.

Los estudios africanos han sido criticados por fallas metodológicas, pero esa discusión se sale del alcance de este artículo.

7. “Incidencia cero de fimosis y parafimosis” – Estas condiciones, como ya discutimos antes, no son enfermedades, son condiciones y se pueden resolver fácilmente sin cirugía. Ambas condiciones son poco comunes.

8. “Menor incidencia de Cáncer de Cérvix en la pareja” – este mito proviene de estudios mal interpretados y altamente viciados, y no se considera válido hoy en día. El cáncer de cérvix tiene su origen en el virus del papiloma humano. Hoy en día existe una vacuna para la prevención de este virus.

En cuanto a riesgos, Mikler menciona tres:

1. Sangrado. Sin más información parecería algo poco importante. Pero resulta que los bebés tienen muy poca sangre en su cuerpo, y basta con perder una onza de sangre para que un bebé entre en shock. Si pierde dos onzas, es casi seguro que va a perder la vida. Numerosos bebés han perdido la vida por pérdida de sangre luego de la circuncisión, especialmente bebés con condiciones que afectan la coagulación, como la hemofilia. De hecho, la primera muerte documentada en Estados Unidos luego de una circuncisión, fue el bebé Julius Katzenstein en 1856, a los ocho días de vida, luego de su circuncisión a manos de un tal doctor Abrahams. El segundo caso fue Myer Jacob Levy en 1858, nuevamente un bebé de una semana de vida operado por el mismo doctor. Ambos bebés murieron por pérdida de sangre; Abrahams culpó a los padres de negligencia y fue absuelto de todo cargo. Un caso reciente ocurrió en el 2013 en California, Brayden Tyler Frazier de escasos días de nacido continuó sangrando luego de la circuncisión, sufrió convulsiones, y falleció al día siguiente. La familia se negó a aceptar que la circuncisión llevó a su muerte.

Cuántos más bebés tendrán que sangrar antes de que hablemos?

Cuántos más bebés tendrán que sangrar antes de que hablemos?

2. Infección del sitio de la herida. Casi toda cirugía involucra el riesgo de infección. Para un bebé, una infección de la circuncisión puede ocasionar gangrena del pene resultando en pérdida de tejido, incluso del pene completo. O también puede ocasionar septisemia, resultando en un riesgo de muerte.

3. Lesión del glande. Mikler no especifica cuán riesgosa o problemática podría ser dicha “lesión“, que puede incluir la pérdida total del glande. Tampoco informa que estas lesiones son más comunes cuando se utiliza la pinza mogen, instrumento que Mikler promueve como “especialmente diseñado“. En el año 2000, la Federación de Drogas y Alimentos (FDA) emitió un aviso sobre el riesgo de lesiones catastróficas ocasionadas por la pinza mogen, y sin embargo los dispositivos no fueron recogidos ni modificados. En el 2010, una empresa que manufacturaba este dispositivo, se fue a la quiebra como resultado de demandas millonarias por casos de amputación del glande. En diciembre del 2014, el FDA ordenó recoger las pinzas mogen de todos los fabricantes con excepción de aquellos que ya las producían desde antes de 1976.

Aunque Mikler no lo menciona directamente, estos tres riesgos involucran la posibilidad de muerte y de pérdida del pene. Otros riesgos incluyen pérdida de demasiada piel (resultando en erecciones dolorosas durante la edad adulta), el desarrollo de puentes de piel entre el tallo y el glande, malos resultados estéticos y otras anomalías, etc.

Daños sexuales

Es importante mencionar los daños sexuales ocasionados por la circuncisión, daños que el varón que creció circuncidado normalmente no reconoce porque simplemente no tiene forma de conocerlos a menos que alguien le haga caer en cuenta. Las asociaciones estadounidenses en general no reconocen que el prepucio tiene funciones sexuales, probablemente porque el 80% de los varones adultos en Estados Unidos fueron circuncidados durante la primera semana de vida.

  • Pérdida de la movilidad de la piel – la movilidad de la piel es parte del sistema de estimulación sexual, y hace las relaciones sexuales más fáciles y más intensas para ambas personas. Perder esa movilidad reduce la sensación y en casos extremos puede llevar a que la persona sufra peladuras en el pene e incluso sangrado durante las relaciones sexuales.

    fsvideo

    Movilidad de la piel

 

  • Pérdida de la banda rugosa – la zona de transición entre la piel y la mucosa. Esta zona, de acuerdo con el doctor John Taylor (1996), tiene una alta concentración de corpúsculos de Meissner, especializados en el tacto fino. El glande es poco sensible al tacto fino. La pérdida de la banda rugosa imposibilita experimentar el tacto fino durante las relaciones sexuales.
  • Daño o pérdida del frenillo. El frenillo se considera una zona altamente erótica y su pérdida altera el placer sexual. Pocos doctores informan a los padres qué va a pasar con el frenillo de los niños después de la circuncisión. Muchos bebés pierden totalmente el frenillo, o se les deja sólo un residuo cicatrizado. MaleGSpot-ablated-new
  • Endurecimiento gradual del glande. Las mucosas se desarrollan mejor en ambientes de humedad. La superficie del glande es una mucosa, y en el pene normal está cubierta por la superficie interna del prepucio, que también es una mucosa, reteniendo humedad. La pérdida del prepucio hace que el glande sufra frotación con la ropa, resequedad, calor, y cause cambios visibles en el glande a lo largo de décadas. El glande de un adulto circuncidado en la infancia generalmente presenta descoloración, resequedad de la superficie y se siente duro, casi calloso.

Varios estudios de hombres circuncidados en edad adulta han confirmado que la circuncisión está asociada a un elevado porcentaje de problemas sexuales.

Veamos una muestra representativa. En lo que sigue traducimos los resúmenes y secciones pertinentes de algunos de estos estudios:

Kim y Pang (2007). Conclusión: Hubo una disminución en el placer masturbatorio y el disfrute sexual después de la circuncisión, lo que indica que la circuncisión adulta afecta negativamente a la función sexual en muchos hombres, posiblemente a causa de complicaciones de la cirugía y la pérdida de terminaciones nerviosas. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17155977

Frisch (2011). Conclusión: La circuncisión está asociada con dificultades frecuentes con el orgasmo en los hombres daneses y con una serie de dificultades sexuales frecuentes en las mujeres, en particular las dificultades con el orgasmo, la dispareunia y un sentido de incompleto cumplimiento de las necesidades sexuales. Un exámen a fondo de estos asuntos en las áreas donde la circuncisión masculina es más común se justifica.  http://ije.oxfordjournals.org/…/2…/06/13/ije.dyr104.abstract

Bronselaer (2013). Conclusiones: Este estudio confirma la importancia del prepucio para la sensibilidad del pene, la satisfacción sexual en general, y el funcionamiento del pene. Por otra parte, este estudio muestra que un porcentaje más alto de lo que se cree de hombres circuncidados experimentan molestias o dolor y sensaciones inusuales en comparación con los no circuncidados. Antes de la circuncisión sin indicación médica, los hombres adultos y los padres que consideran la circuncisión de sus hijos, deben ser informados de la importancia del prepucio en la sexualidad masculina.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23374102

Taylor (1996). Describe la “banda rugosa” o “ridged band”, también conocida como banda frenular, una porción del prepucio, localizada en la zona de transición entre la superficie interna y externa del prepucio, que contiene la mayor concentración de neurorreceptores especializados en tacto fino. La banda rugosa es amputada siempre por la circuncisión. http://www.cirp.org/library/anatomy/cold-taylor/

Cold y Taylor (1999). Describe la compleja embriología, anatomía, fisiología, histología y enervación del prepucio. El prepucio no es una “pielcita”, un “pellejito”, o una “telita”, ni muchos menos un rezago evolutivo, como muchos le llaman. No es piel sobrante, es una compleja estructura, con múltiples funciones y es parte integral y fundamental del pene humano. http://www.cirp.org/library/anatomy/taylor/

Sorrells (2007). CONCLUSIONES: El glande del pene circuncidado es menos sensitivo al tacto suave que el glande del pene no circuncidado. La región transicional entre el prepucio externo y el prepucio interno es la región más sensitiva del pene no circuncidado, y más sensitiva que la región más sensitiva del pene circuncidado. La circuncisión extirpa las partes más sensitivas del pene. http://www.cirp.org/library/anatomy/sorrells_2007/

Mc Grath (2001). Los libros de texto y documentos refieren que la fuente de la sensibilidad del pene es únicamente el glande y, a menudo justifican la existencia del prepucio al afirmar que protege el supuestamente “sensible” glande. Estas declaraciones son contrarias a los hechos neuro-anatómicos y fisiológicos acumulados durante más de un siglo. Este estudio examinó los resultados de Taylor, et al., Que el prepucio es la plataforma sensorial primaria del pene, y describe una nueva estructura prepucial. http://www.cirp.org/library/anatomy/mcgrath1/

O’Hara (1999). Reportan que el prepucio estimula la vagina durante la penetración y que es menos probable que la mujer experimente orgasmo cuando el prepucio no está presente y más probable que experimente el orgasmo e incluso múltiples orgasmos cuando el prepucio está presente durante la penetración. Sugieren que estos aspectos sean parte del consentimiento informado de toda circuncisión adulta. http://www.cirp.org/library/anatomy/ohara/

Podnar (2011). Comparó la habilidad para producir las contracciones bulbo-cavernosas (que causan eyaculación) en hombres circuncisos vs. intactos (no circuncisos) y no pudo producirlas en el 73% de los hombres circuncisos. http://www.doctorsopposingcircumcision.org/…/2012-02_Podnar…

Straffon Osorno (2001). “El prepucio es en lo fundamental un músculo cilíndrico de contextura plexiforme según se descubrió por los estudios de microscopía de nuestra serie cadavérica, pero que está recubierto de mucosa y de piel muy original. Fisiológicamente, durante la erección del falo, el dartos prepucial actuando como fuerza centrípeta constrictora y oponente a la centrífuga expansionista originada por la rápida plétora sanguínea de los cuerpos covernosos y del esponjoso, además de dar cuerpo y volumen al falo, se suma al músculo peripeneal de Sappey con el propósito de potenciar la turgencia y la tumescencia peneana”

Masood (2005). Conclusiones.La sensibilidad del pene tuvo resultados variables después de la circuncisión. El pobre resultado de la circuncisión considerado por las bajas tasas de satisfacción general sugiere que cuando se circunciden hombres, estos datos deben ser discutidos durante el proceso de consentimiento informado. http://www.cirp.org/library/sex_function/masood1/

Fink (2002): La circuncisión empeoró la función eréctil, disminuyó la sensibilidad del pene, y el 38% del hombres incluidos en el estudio reportaron que la circuncisión resultó en un daño grande a su sexualidad. http://www.cirp.org/library/sex_function/fink1/

Dias (2013): Este estudio realizado en Portugal encontró diversas disfunciones sexuales asociadas a la circuncisión adulta, entre ellas la disfunción eréctil. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23600924

Frisch (2015): Estudio de cohorte con más de 340,000 niños, realizado en Dinamarca y publicado hace muy pocos días, según el cual hay una alta y alarmante correlación entre la circuncisión neonatal y el autismo.  http://jrs.sagepub.com/…/20…/01/07/0141076814565942.abstract

Solinis I, Yiannaki A. (2007)Does circumcision improve couple’s sex life? Journal of Men’s Health and Gender 2007;4(3):361. http://www.cirp.org/library/sex_function/solinis2007/ Encontraron que el 46 % de los hombres incluidos en su estudio reportaron una vida sexual empeorada.

Shen et al (2004): OBJETIVO: Evaluar la función eréctil después de la circuncisión en edad adulta. MÉTODOS: La función eréctil de 95 pacientes fue investigada mediante un cuestionario antes y después de la circuncisión, respectivamente.  RESULTADOS: 18 pacientes sufrían de disfunción eréctil leve antes de la circuncisión, y 28 sufrieron disfunción eréctil leve o moderada después de la circuncisión (P = 0,001). La circuncisión en adultos parece haber dado lugar a una debilitada confianza en la erección en 33 casos (P = 0,04), difícil inserción en 41 casos (P = 0,03), coito prolongado en 31 casos (P = 0,04) y mejora de la satisfacción en 34 casos (P = 0,04 ). CONCLUSIONES: La circuncisión en adultos sí tiene efecto en la función eréctil, efecto al que se le debe dar más importancia. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14979200

http://www.circinfo.org/doc…/ObjectionsSentimental-Zabus.pdf ”Los defensores de la circuncisión rutinaria tienden a minimizar o ignorar los efectos adversos de la circuncisión en la experiencia sexual masculina y a afirmar que sólo una minoría insignificante de los hombres circuncidados no están contentos con su condición. Presentamos evidencia que data del siglo XIX que un número significativo de hombres han sido suficientemente afectados como para quejarse y protestar, y en particular consideramos tres encuestas de actitud realizadas en Gran Bretaña, EE.UU. y Australia en la década de 1990. Abogamos por la relevancia de los factores éticos, biológicos y subjetivos en la toma de decisiones acerca de la circuncisión rutinaria de los menores, y concluimos con una discusión de las implicaciones de estas consideraciones para la política médica.”

Derechos del niño

En Octubre del 2013, la Asamblea Parlamentaria del Concejo de Europa aprobó una resolución a favor del derecho del niño a la integridad física, en la cual se denuncian procedimientos a los que son sometidos los menores, en ocasiones por sus bien intencionados padres, y que incluyen la mutilación genital femenina, la reasignación sexual y otros procedimientos de “normalización” a niños con variaciones congénitas del aparato sexual (intersexuales), y la circuncisión “ritual” de niños varones.

La Organización No Gubernamental Concejo de Violencia contra los Niños, en un reporte publicado en el 2012 (página 30), reconoce que la circuncisión masculina ha sido generalmente ignorada en los debates sobre prácticas dañinas  por su conexión religiosa con el Judaísmo y el Islam. Reconoce también que la gran mayoría de las circuncisiones son practicadas en niños que no tienen la capacidad de brindar consentimiento. De acuerdo con esta ONG, la circuncisión no consensual y no terapéutica de niños constituye una violación de sus derechos, independiente de las circunstancias, incluyendo los derechos a la integridad física, la libertad de pensamiento y de culto y la protección contra la violencia física o mental. En casos de complicaciones extremas puede violar el derecho a la vida, y puede dar lugar a numerosos problemas físicos, psicológicos y sexuales, durante la cirugía o luego de ella y durante la edad adulta, incluyendo hemorragia, ataques de pánico, disfunción eréctil, infección (que en formas severas puede llevar a la pérdida parcial o total del pene), infecciones urinarias, necrosis, lesión o daño permanente al glande, pérdida excesiva de piel, deformidad externa y en algunos casos la muerte.

Indica esta organización que incluso en el caso de África, donde se considera la circuncisión como parte del paquete de prevención del virus de inmunodeficiencia adquirida, este posible beneficio de salud no justifica ignorar el derecho del niño a dar consentimiento informado previo a la práctica.

Por todo lo anterior es importante dejar claro que la circuncisión es un procedimiento cuestionado a nivel mundial, sometido a una controversia cada vez más divergente, y que no es el procedimiento inocuo que el Dr. Mikler pretende vender en su página web.

Conclusiones

Concluimos entonces que practicarle la circuncisión a un niño sin una fuerte indicación médica es una violación a los derechos del niño y un daño permanente por la pérdida de tejido, resultado de una herida intencional ocasionada por adultos con el consentimiento bien intencionado pero mal informado de los padres.

La página del doctor/mohel Mikler, al igual que númerosas páginas que promueven la circuncisión, explota los miedos de los padres y se apoya en “tradiciones” para brindarles un “derecho” a someter a su hijo a una cirugía de reducción genital sin ninguna razón que lo justifique.

Es cierto que el procedimiento con la pinza Mogen es más rápido, por lo que el dolor del procedimiento en sí mismo quizás pase más rápido (aunque el dolor durante el período de sanación de la herida es probablemente igual), sin embargo el daño permanente ocasionado por la circuncisión es más importante en sí que el dolor del procedimiento, y los riesgos adicionales de lesión permanente al pene son considerables.

Un niño circuncidado se convierte en un adulto forzosamente circuncidado. La cicatriz de la circuncisión no desaparece ni el tejido se repone. La circuncisión de niños es una mutilación genital irreversible.

La circuncisión de niños no tiene cabida en un estado de derecho que proteja la libertad individual y los derechos humanos. Los promotores de la circuncisión promueven una forma de abuso infantil, una forma de violencia contra los niños, y deberían estar sujetos a las leyes en contra de dichos crímenes.

 Recursos adicionales

¿Cómo se realiza una circuncisión con la pinza mogen?

Ritual judío bris milah (circuncisión) – fiesta para todos, menos para el bebé. Cantemos para ahogar el llanto del bebé.